Yayoi Kusama: Entre la obsesión y la profusión

Los lunares han sido su elemento, las repeticiones hasta el infinito también. Lo vanguardista, la experimentación, la reinvención, la performance, el collage, la pintura, la escultura, las instalaciones, lo escandaloso y hasta la locura hacen que la japonesa Yayoi Kusama haya vuelto hace unos años a retomar su categoría como gran artista en el panorama del arte internacional.

Autoborramiento

Desinteresada por el arte clásico japonés, busca desde joven la modernidad. Vivió en su juventud lo emergente que Estados Unidos aportaba al arte de los años ’60, creando obras dentro del expresionismo abstracto. Se convertirá en figura de la vanguardia artística, consolidándose como artista innovadora y “especial” en lo que se refiere al arte. Sus esculturas y sus instalaciones llevaron a artistas como Warhol, Segal y Oldenberg a tomarla como referente e influyó en el movimiento popart.

Accumulation Sculptures - 1960-1965 (MNCARS)
Accumulation Sculptures – 1960-1965 (MNCARS)
Polka Dot Love Room installatie - 1967
Polka Dot Love Room installatie – 1967

Pasó por varios estilos como el minimalismo y se involucró en el corriente del arte feminista. Pero lo más innovador, artísticamente hablando fueron sus happenings. Pronto se dieron a conocer sus extravagantes actuaciones, decorando paredes, mobiliario, lienzos, esculturas y hasta cuerpos desnudos con lunares coloridos y reivindicando con estas derechos de la humanidad. Lo autobiográfico, sus deseos y lo sexual está implícito entre estas obras. Ejemplo de esta época son; Boda homosexual o Carta a Nixon donde ofreció sexo con él a cambio de que parara la guerra de Vietnam. Estos lunares no solo los convirtió en seña de identidad sino en una marca vendible.

body+festival Yayoi+Kusama+09-1

En la década de los ’70 vuelve a su Japón natal, con un estilo completamente vanguardista, pero con ciertos problemas mentales. El panorama japones parece un retroceso para ella. Su fracaso como marchante de arte y sus problemas mentales la empujaron a entrar en el Hospital Seiwa para enfermos mentales por decisión propia y donde reside hasta la actualidad. Pero en estos últimos años hemos descubierto que no fue un retroceso, esta artista libre y especial siguió creando. Su desaparición del mundo artístico neoyorkino solo supuso un cambio en su carrera, pero no dejó que acabará con su creatividad.

yayoi1

Su producción creció y comenzó a recorrer nuevos caminos, adentrándose en el cuento, la novela y la poesía, sin dejar nunca su obra anterior. Sus redes infinitas donde decora con lunares espacios y objetos completos de manera repetitiva se ha ido renovando, siendo conocida por otras generaciones de espectadores que no vivieron su años de experimentación.

Pumpkin - 1994 (Miyanoura, Japan)
Pumpkin – 1994 (Miyanoura, Japan)

Sus obras, quizás por ser tan autobiográfica y tener algo de trastorno psicológico, poseen esa fuerza que hace que Kusama tan experimentada, haya vuelto a colarse en el panorama internacional como una de las grandes. Ha sabido superar sus límites personales y los sociales reencontrándose y readaptándose al mundo artístico desde su mundo propio. Ha sabido subirse al carro de lo artístico y de lo comercial. Sus productos customizados ahora son comercializados en exclusividad, inimitables, con sus lunares como marca por bandera.

Yayoi-Kusama-monograph1

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s